Todo el mundo habla de microplásticos, pero ¿qué son?


Desde hace mucho tiempo se viene hablando de los microplásticos, un concepto que se ha convertido en parte de nuestra vida. A pesar de ello, aún hay muchas personas que no saben bien a qué nos referimos cuando hablamos de ellos.

¿Están en el aire?, ¿en el agua?, ¿En los alimentos?... Muchas veces no sabemos muy bien dónde encontrarlos, ni somos capaces de darnos cuenta de qué significan. Sí que conocemos el plástico tal cual y lo que representa, pero cuando hablamos de microplásticos, a muchxs se nos hace un poco cuesta arriba a la hora de concretar lo qué son y representan.

 

Los microplásticos son una realidad, aunque no los veamos. Por ello es necesario que los conozcamos un poco mejor y sepamos qué son

 

Concepto de microplástico

En primer lugar vamos a detenernos en el concepto en sí. Microplásticos son eso, partículas plásticas muy pequeñas. Su tamaño varía y va desde los 50 a los 500 micrómetros de tamaño. Son partículas imperceptibles para el ojo humano. Pero no no se vean, no significa que no estén ahí.

En los últimos años se han llevado a cabo infinidad de estudios acerca de los mismos y de cómo afectan al ser humano y al entorno. Nosotros destacaremos el estudio realizado por la Universidad Médica de Viena, en colaboración con la Agencia de Medio Ambiente de Austria. 

 

Los microplásticos son sustancias minúsculas de plástico que representan un problema real para la salud del medio ambiente y del ser humano

 

Todos ellos arrojan la peligrosidad de los microplásticos para el ser humano y el medio ambiente. Nosotros no nos vamos a detener en ello, solo vamos a ahondar en cómo se generan estas micro partículas de plástico.

Fuentes de microplásticos

A la hora de analizar la fuente de estos microplásticos vamos a detenernos en varias fuentes:

  • Residuos plásticos que acaban arrojados al medio ambiente. Aquí entran todos los plásticos de un solo uso que desechamos. Es cierto que el paso del tiempo los va descomponiendo. Este proceso de descomposición hace que el plástico que los forman se divida en micropartículas que no desaparecen, si no que acaban en la naturaleza, el agua, la tierra, los organismos animales...
  • Otra fuente directa de microplásticos son los envases plásticos que se utilizan en alimentación de manera habitual. Botellas de agua,  briks con recubrimiento plástico, envases de comida para llevar... 

Todos estos recipientes sueltan partículas tales como el polipropileno (PP) o el tereftalato de polietileno (PET). Por eso, muchos de los alimentos que consumimos contienen este tipo de partículas, según están demostrando los diferentes estudios al respecto.

Nosotrxs somos libres de elegir y por ello es mejor decantarnos por envases que no contengan plástico, ya que a la larga pueden acabar convirtiéndose en estas pequeñas partículas que pueden acabar poniendo en jaque nuestra salud y la de el medio ambiente.


Dejar un comentario


Por favor ten en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados