¿Cómo saber cuánto plástico usamos día a día? Un método sencillo que nos ayudará


En este mes de Julio sin plástico, os venimos dando consejos para reducir su uso, pero antes de empezar la casa por el tejado, es fundamental que nos demos cuenta en cuánto plástico usamos de manera habitual en nuestro día a día. 

En [ble] sostenible es posible, queremos ayudaros con un sencillo método fácil de conocer y de interiorizar, para así lograr tener constancia de todo el plástico que eliminamos y que acaba en la basura sin que apenas nos demos cuenta.

 

Un método para catalogar la basura plástica que generamos nos ayudará a conseguir ser conscientes de lo que desechamos y de las alternativas que podemos adoptar para evitarlo

 

Este principio se basa en lo que hemos venido diciendo en días anteriores, y es que lo principal es que echemos un vistazo a nuestro alrededor y seamos capaces de caer en cuenta de la presencia real que tiene el plástico en nuestras vidas. 

Método de categorización de los residuos plásticos

Para comenzar con este método, bastará que durante unos 15 días o un mes, seamos conscientes y analicemos la basura, y todo el plástico que acaba en ella. Como veis, nos estamos refiriendo al plástico de un solo uso, al desechable, que es el peligroso y el que no tiene sentido en absoluto.

 

Categorizar los residuos plásticos nos ayudará a saber diferenciarlos y buscar alternativas al respecto de manera más sencilla. Poco a poco conseguiremos sustituirlos por alternativas sostenibles que no generen residuo

 

Cuando estemos analizando la basura plástica, nos ayudará establecer cuatro marcadores que categorizarán el tipo de residuo que nos encontramos en la basura:

  • Hecho: Se trata de los residuos plásticos que ya hemos eliminado de nuestras vidas o que son muy fáciles de eliminar. Ya conocemos las alternativas para sustituirlos y las hemos empezado a usar.
  • Fácil: Todavía no hemos sustituido esos residuos, pero podemos hacerlo en cualquier momento. El consejo es que nos concienciemos y empecemos a adoptar otras costumbres en las que entren alternativas libres de plástico. 
  • Difícil: Se trata de los residuos que no podemos eliminar sencillamente, pues son productos para los que no encontramos o no conocemos alternativas. Es bueno en este caso, que acudamos a blogs o foros especializados. Seguramente encontremos las respuestas y la alternativa a esa utilización de productos con plásticos de un solo uso.
  • Aparentemente Imposible: Son los productos con plástico desechable que no pueden desaparecer de nuestra vida bajo ningún concepto, y no conocemos otras alternativas. Por ello decimos aparentemente imposible, y es que si investigamos, como en los anteriores o si vemos alternativas, seguro que podemos conseguir respuestas. O podemos dar una segunda vida a ese plástico desechable, para que deje de serlo.

Cuando tengamos esta categoría, el progreso estará en ir añadiendo más productos y alternativas adquiridas a la lista de hecho o de fácil. Al principio seguro que existen más productos en difícil o aparentemente imposible, pero poco a poco iremos viendo como esa lista disminuye enormemente.

 

Conocer mejor el uso, la vida, la recuperación, y las alternativas al plástico desechable, nos ayudará a reducir enormemente los residuos

 

Al final el conocimiento es lo que nos servirá en estos casos. Investigar la vida de los plásticos de un solo uso, qué supone el reciclaje en la recuperación de estos productos, buscar alternativas más sostenibles... Son algunos de los pasos que nos pueden ayudar a saber el plástico que consumimos, lo que desechamos, y lo que podemos ahorrarnos o recuperar.

A simple vista parece un ejercicio sin sentido, pero cada cambio que llevemos a cabo en nuestras conductas nos servirá para reducir poco a poco el uso de plástico y los residuos que se generan del mismo.

 


Dejar un comentario


Por favor ten en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados