Algunos consejos para elegir el Cepillo de Dientes adecuado


 

Lavarse los dientes es una de las prácticas más recomendables para cuidar nuestros dientes y encías. De hecho, los dentistas nos recomiendan cambiar los cepillos de dientes cada tres meses aproximadamente, debido a la cantidad de bacterias que se acumulan en ellos.


No olvidemos que los cepillos de dientes que encontramos en el mercado, en su gran mayoría están fabricados en plástico, concretamente el mango lo está en polipropileno el mango y en nylon las cerdas. Lo que convierte al cepillo en un objeto que usamos y desechamos cada tres meses, pero que no tiene posibilidad de reciclado.


Se trata de un utensilio de plástico que tiramos y que puede afectar la vida de algunas aves, peces… Además de suponer un residuo plástico que tarda más de 75 años en descomponerse y  acabar convertido en microplásticos.

 

Los residuos provocados por los cepillos de dientes desechados, suponen uno de los principales residuos plásticos que tarda más de 75 años en descomponerse y convertirse en microplásticos.

 

Por ello debemos optar por otras alternativas más sostenibles y respetuosas con el medio ambiente. En [ble] sostenible es posible, queremos ayudaros a saber elegir la mejor alternativa a la hora de decantarnos por un tipo u otro de cepillo de dientes. 

 

Seguro que si nos preguntan por alternativas sostenibles a los cepillos de plástico, contestaremos que el bambú es la mejor solución. Es cierto que es una de las mejores y sostenibles, ya los materiales con los que está fabricado son totalmente compostables. Pero no es la única alternativa, ya que la investigación al servicio del medio ambiente ha permitido crear cepillos de dientes totalmente compostables. Los ingredientes de este material similar al plástico conocido son la caña de azúcar, aceite de ricino y celulosa.

A pesar de decantarnos por una u otra alternativa, es necesario que tengamos una serie de puntos en cuenta a la hora de elegir el cepillo de dientes perfecto para nosotros.

Los materiales con los que está fabricado

Como hemos comentado anteriormente, existen en el mercado infinidad de cepillos de bambú que contienen este material solo en el mango, pero el problema está en las cerdas, que suelen ser de nylon, una especie de plástico que no es compostable ni respetuoso con el medio ambiente.

Para evitar esto es importante que estemos al tanto de la composición del cepillo de bambú que vamos a adquirir. Existen en el mercado cepillos con el mando de bambú, totalmente compostables, y con cerdas fabricadas a partir de aceite de ricino, es decir, que no contienen derivados del plástico.

 

Es importante conocer los materiales en los que está fabricado el cepillo que se nos están ofreciendo, ya que debemos cuidar que sean respetuosos con el medio ambiente.

 

Pero no para todo el mundo es igual de atractivo el bambú, por eso existen los nuevos cepillos que parecen plástico tradicional, pero están fabricados a base de aceite de ricino, celulosa y caña de azúcar. Totalmente respetuoso con el medio ambiente y 100% compostable.

Una alternativa más tradicional no acorde con veganos

Desde siempre ha existido un tipo de cepillo de dientes con el mango de madera de haya y con cerdas fabricadas a base del pelo de cerdo. Pero este modelo, a pesar de ser totalmente biodegradable y libre de plástico, no es el más recomendado para veganos, al contener pelo de un cerdo real.

Textura y usabilidad

Es cierto que, como decíamos antes, el desarrollo técnico en lo que a materiales y diseño se refiere es muy avanzado. Esto ha hecho que existan otras alternativas perfectas al plástico.

Los cepillos de bambú, a pesar de estar hechos en un tipo de madera muy porosa, como es la de bambú, están pulidos y diseñados de tal manera que son totalmente suaves y perfectos para el tamaño de la cavidad bucal. Es cierto que existen infinidad de modelos y alternativas, y por eso es necesario que antes de nada, comprobemos el tamaño y la suavidad.

 

Existen infinidad de modelos y alternativas que se adaptan a las necesidades de cada uno de nosotros. Eso sí, debemos ser selectivos y saber qué es lo más recomendable para nosotros en cada momento.

 

Lo mismo sucede con las cerdas, ya que existen diferentes durezas de las mismas. La resistencia de las mismas, no debe ser muy fuerte, y más si frotamos mucho al cepillarnos. Por ello tenemos diferentes alternativas para elegir la que más nos convenga o la que más se ajuste a nuestra manera de cepillarse.

Es importante que tengamos en cuenta a la hora de elegir un cepillo, que se ajuste a nuestra manera de agarrarlo, para que sea lo más cómodo posible. Para conseguir esto debemos tener en cuenta que existen diferentes tamaños de mangos y distintas texturas que lo hacen mucho más ergonómico.

Lo mismo sucede con el cabezal, existen diferentes tamaños, pensados para todo tipo de cavidades bucales. Por ello debemos ser conscientes de lo que mejor se adapta a nuestra comodidad para poder elegir el modelo más adecuado.

Eso sí, no debemos olvidar, que aunque nos decantemos por una opción u otra, siempre es necesario que elijamos la mejor alternativa para el medio ambiente. No está reñido cuidar nuestra higiene bucal de la manera correcta, sin hacer daño al entorno que nos rodea.


Dejar un comentario


Por favor ten en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados