ENVÍOS GRATIS DESDE 25€ | DEVOLUCIONES GRATIS Y SIN PREGUNTAS

¿Te interesa el black friday? Te damos las claves que no te debes perder.


Empecemos por el principio, cada último jueves de noviembre, -ya abarcando un fin de semana, una semana o todo el mes- marcas de todos los sectores ofertan sus productos instigando a un frenesí consumista que oculta un modelo nocivo para el conjunto de sociedad.

“El volumen de negocio del comercio electrónico ha crecido un 600% en una década”. (1)


¿Qué hay detrás del Black Friday?

Generar urgencia, no le hace bien a tu salud mental. 

Ya estamos bastante híper estimulados en esta era que nos ha tocado vivir como para que también estemos alterando tu (buen) sentido común. 

Puede que compres por deseo implantado y no por necesidad.

Te ves en una vorágine de consumo desmedido y  puede que seas capaz de separar lo que necesitas, de lo que quieres, pero ¿te lo comprarías en esa fecha si no tuvieses esa presión?

Esa compra te va a perseguir.

“A través de algoritmos que identifican nuestros intereses, las empresas manipulan nuestros deseos e incluso detectan nuestros momentos de vulnerabilidad. El black friday es un momento de coger registros por los descuentos y luego pasar el resto del año, trabajando con publicidad personalizada para que sigamos consumiendo al ritmo actual. En solo 15 años en China, se ha pasado de recibir un paquete por persona al año a casi 35 paquetes de media por sus compras online”.(2)

La huella de carbono por la concentración del consumo es inmensa.

El embalaje del comercio online ya representa el 30% de los residuos sólidos urbanos en Estados Unidos y en China generaron un acumulado de 9,4 millones de toneladas en 2018, aproximadamente 3,5 veces la cantidad de té que produjeron ese año en peso. (3)

Los plásticos que se usan para envolver no se reciclan, por lo que acaban en vertederos o incineradoras.

Hay prisas en que compres y tu tienes prisas en que llegue. 

En la “última milla” (la distribución de los paquetes a los hogares) es cuando se genera un mayor número de emisiones, principalmente por el transporte. Esto se agrava con la entrega 24 horas que implica más distribución y movimientos, y por las devoluciones gratuitas, ya que uno de cada tres productos se retornan (y si la compra no es meditada aumentan).

A las emisiones del reparto se suman las ligadas a la importación de productos por avión, ya que gran parte del comercio electrónico procede de otros continentes. Esto implica una huella de carbono adicional por cada producto, pues el transporte aéreo emite al menos seis veces más que un camión por tonelada transportada.

A largo plazo, no da trabajo. 

Porque a nivel laboral se genera una demanda temporal de empleo que es efímera para la gente que busca trabajo. Y soluciones temporales de empleo aumentan la precariedad.

Las empresas que más lucro obtienen de estas fechas son, precisamente, aquellas que abusan del empleo precario: contratación ilegal de falsos autónomos, salarios indignos, contratación abusiva por horas, jornadas eternas al auspicio de horas extras impagas, riesgos físicos por la falta de medidas preventivas, actitudes antisindicales y un largo etcétera de lesiones flagrantes. (4)

Tu dinero se va de tu bolsillo y de tu país.

No podemos olvidar que la capacidad para eludir impuestos de las grandes empresas alcanza cotas insoportables: hay gigantes del comercio electrónico que únicamente declaran el 0,2% de todo lo que ingresan en España o plataformas digitales –son empresas– que con su posición competitiva, relegan al pequeño comercio e incluso a la gran empresa tradicional, sometiéndolos a su única voluntad, hasta el punto de expulsarlas del mercado u obligándolas a unirse a estas ofertas consumistas para sobrevivir. 

El comercio electrónico no es el enemigo.

Muchos pequeños negocios físicos tienen comercio online, y otros pequeños negocios locales han nacido 100% digital. Puede ser un sector sostenible cuando se apoyan marcas locales, se ofrecen productos de fabricación sostenible y que se reduzcan los residuos en los productos, packaging y envíos. 

Comprar online no es malo en sí mismo, pero el consumo masivo sí tiene consecuencias muy negativas. “Podemos necesitar hasta tres planetas para satisfacer nuestra tasa actual de consumo” (4)


Esto es importante y quería contarte porque en [ble] he decidido, un año más, que no hay black friday. Te vendemos todo el año de forma transparente y si hacemos descuentos no será para inducirte a comprar sin responsabilidad. 

"Mil cosas pueden pasar(me), pero si hay algo por dentro que me dice por ahí no, me estaría traicionando si lo hago. Aunque con ello parezca que pierdo, en realidad, gano en la defensa de mis valores."

Pablo Díaz Lárez, fundador de [ble] Alternativas Sostenibles.

Puede que lo más fácil de ver sea el descuento y esa sensación de compra inteligente pero este modelo de negocio está basado en el consumo masivo y se sustenta en la precariedad laboral y la evasión de impuestos, multiplica los riesgos laborales y arrasa con los derechos laborales y sociales.

Nuestro planeta, exhausto de por sí, no puede soportar esta exigencia de fabricación, distribución y consumo en un periodo tan exiguo de tiempo. La contaminación fabril, las emisiones de CO2 por el transporte, el uso masivo de plásticos, el gasto energético e incluso la obsolescencia programada de viejos y nuevos productos redundan en el maltrato a nuestro medio ambiente.

El black friday fue creado por grandes empresas con stocks infinitos y una necesidad de reducirlos. Ahora como tendencia ahoga a empresas con otros modelos de negocio que se les hace insostenible vender y deciden cuestionar sus creencias y principios por sobrevivir, y eso realmente es una pena. 

He de ser sincero y decirte, que no es nada fácil, no unirse a la inercia de estas fechas de ofertazas. Se hace cuesta arriba como pequeño comercio que quiere vender y como consumidor que quiere comprar. Sin embargo, sabiendo lo que te he contado, no puedo más que afianzarme en el NO al black friday y a los diferentes fridays cualquiera que sea su color. 

Los verás dando descuento, o quizás donando parte del descuento a una ONG, sembrando árboles. El marketing está servido cuando se trata de camuflar una  “venta con urgencia” que no aporta a la sociedad ni a mediano ni a largo plazo.


Ya te dejé clara la situación, ahora vamos con qué puedes hacer por tu lado


¿Cómo puedes comprar más sostenible?

Compra local, sea en físico o digital.

En lugar de comprar en grandes superficies y aumentar las ganancias de empresas contaminantes, hazlo en tiendas pequeñas. Imagínate comprando en librerías, tiendas pequeñas, tiendas especializadas, artesanos. La experiencia será mayor. 


Elige productos ecológicos sin embalajes. 

Antes de comprar, mira que cuenta la empresa sobre sus valores, pregunta en la tienda qué tipo de embalaje ofrecen. Siempre que puedas reutilízalo o devuélvelo mediante políticas de devolución, prioriza las opciones recicladas, pero ten cuidado con las falsas soluciones. Ten en cuenta el tamaño de la caja: debe ser acorde con el tamaño del producto que va dentro.

Prioriza negocios sostenibles. 

Elige establecimientos que dispongan de puntos de recogida o recogida en tienda, , a los que puedas llegar caminando, en bicicleta o transporte público, así no tendrás que esperar en casa a recibir tu envío y evitas las emisiones de efecto invernadero generadas por el transporte que va y viene y el exceso de embalaje. 

Compra con cabeza. 

Medita tus compras, haz una lista y revisa, revisa y revisa. Evita las devoluciones. Haz las preguntas necesarias para comprar la talla o modelo adecuado.

La segunda mano y el cambio de utilidad. 

Compra de segunda mano, repara o intercambia productos. Incluso si están online, les estás dando una vida útil más larga.

Apoya a lxs disidentes del black friday.

Ya que nadan contracorriente, esa corriente que a larga nos afecta a nivel económico, social, laboral y medioambiental, ¿por qué no comprarles?.

Aquí en [ble] queda claro que dijimos no, ¿no?.

Ten compasión.

Hay pequeños negocios que se han unido al black friday porque se han dejado llevar por la necesidad. te dirán muchos argumentos como, para que lo venda otro lo vendo yo, creo mucho en mi negocio por eso quiero que lo pruebes y más excusas, dependiendo del contexto. Ya aprendiste que de facto, el black friday no ayuda en nada a mediano y largo plazo, esos negocios no se han dado cuenta, así que la compasión será lo mejor para fluir. 


Espero que te sea de ayuda este post. Si te gustó, compártelo en Instagram, por whatsapp o por mail, tu eres el mayor influencia de tu entorno. 

Si no nos conoces, aprovecho para contarte sobre [ble] Alternativas Sostenibles, somos una  tienda online de productos residuo cero.

Ofrecemos una selección de alternativas sostenibles para el cuidado personal, hogar y vida fuera de casa de fabricación sostenible y veganos, libres de plástico, sin empaquetado innecesario ni crueldad animal que llegan a tu puerta en envíos neutros en carbono y sin plásticos con paquetes compostables y reciclables.

Te ayudamos a reducir residuos sin agobios. En bleisble.com, cada compra que haces es literalmente un gesto amable con el planeta.

 

(1) Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC)

(2) Agencia de Protección Ambiental

(3) Celia Ojeda, responsable del proyecto de ciudades en Greenpeace Internacional.

(4) UGT

 


Dejar un comentario


Por favor ten en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados